SITIOS RELACIONADOS

Banner
Banner
Banner
Noticias
Informe UNGASS PDF Imprimir Correo electrónico

INFORME DE LA PARTICIPACIÓN DE VIVIR. PARTICIPACIÓN, INCIDENCIA Y TRANSPARENCIA, A.C. EN LA SESION ESPECIAL SOBRE EL SIDA DE LA ASAMBLEA GENERAL DE LA ORGANIZACIÓN DE LAS NACIONES UNIDAS (UNGASS).

NUEVA YORK, NY,  10 AL 11 DE JUNIO DE 2008

Presentado por
FRANCISCO ROSAS SÁNCHEZ
PRESIDENTE Y COORDINADOR GENERAL DE VIVIR. PARTICIPACIÓN, INCIDENCIA Y TRANSPARENCIA, A.C.
MÉXICO


ANTECEDENTES

La siglas UNGASS significan United Nations General Assembly Special Session on AIDS y se traduce al español como Sesión Especial sobre el SIDA de la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas.  La UNGASS  tiene como propósito revisar el progreso mundial y por país en la implementación de la “Declaración de Compromiso sobre VIH/SIDA” (2001)  y la “Declaración Política de la Asamblea General sobre VIH/SIDA” (2006)  y se presenta el documento “Implementación de la Declaración de Compromiso en VIH/SIDA y de la Declaración Política de la Asamblea General sobre VIH/SIDA. Hacia las Metas de Desarrollo del Milenio. Informe al Secretario General”, (2008). 

La UNGASS es un proceso bianual de evaluación del progreso del cumplimiento del compromiso de los países miembros de la ONU y signatarios de estos dos documentos citados. La UNGASS evalua el progreso en la implementación de este compromiso adquirido por los estados miembros y este proceso se efectúa en el marco de las Metas del Desarrollo del Milenio . 
México es un estado miembro de la ONU y por lo tanto es signatario de la “Declaración de Compromiso sobre VIH/SIDA” (2001) y de la “Declaración Política de la Asamblea General sobre VIH/SIDA” (2006) y contribuye en la formulación del documento  “Implementación de la Declaración de Compromiso en VIH/SIDA y de la Declaración Política de la Asamblea General sobre VIH/SIDA. Hacia las Metas de Desarrollo del Milenio. Informe al Secretario General” (2008).

La UNGASS es  un evento que se realiza cada dos años en la sede de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) en la ciudad de Nueva York, NY en los Estados Unidos y en la que participan numerosos delegados de todo el mundo, entre ellos ministros de salud, representantes de las organizaciones de la sociedad civil, altos funcionarios de organismos internacionales, donantes, activistas y personas con VIH.

En la UNGASS se revisan aspectos como la situación de la epidemia del VIH, el conocimiento de la gente joven sobre el VIH, la prevención de la transmisión de madre a hijo, la prevención del VIH en poblaciones con más riesgo, mujer y VIH, tratamiento, niños huérfanos o vulnerabilizados por el VIH, estigma y discriminación, financiamiento y se emiten recomendaciones clave como liderazgo nacional, sustentabilidad de la respuesta al VIH, ampliación de la prevención del VIH, respuestas efectivas a epidemias concentradas, ampliación del tratamiento para VIH y fortalecer las medidas para dirigir la respuesta a la co-infección TB/VIH y la respuesta al papel de  las inequidades de género en la epidemia del VIH.

En la UNGASS participan representantes de 147 estados miembros. En 2008, se acreditaron 1700 personas pertenecientes a la sociedad civil para garantizar la participación activa en la revisión del progreso en el cumplimiento de los compromisos adquiridos por los estados miembros para detener el VIH/SIDA.

Los estados miembros envían a la ONU, sus informes del cumplimiento de estos compromisos en sus respectivos países. En este año, 147 de 192 países enviaron sus informes a la ONU.  Los informes de país son preparados siguiendo indicadores establecidos por ONUSIDA para monitorear el cumplimiento de la Declaración de Compromiso sobre VIH/SIDA en cada país . Las organizaciones de la sociedad civil participan activamente en la preparación de este informe de los gobiernos a la ONU, reuniéndose periódicamente, conduciendo encuestas y entrevistas y recolectando datos e interpretando información relacionada. Sin embargo, las organizaciones de la sociedad civil tienen una versión, que puede diferir de la presentada por los gobiernos en sus informes y es lo que la sociedad civil conoce como “informes sombra”.  Estos informes sombra presentan la perspectiva particular de organizaciones de comunidades afectadas por el VIH/SIDA.

VIVIR. PARTICIPACIÓN, INCIDENCIA Y TRANSPARENCIA, A.C. fue  acreditada en oficio membretado y firmado por ONUSIDA, con fecha del 1 de mayo de 2008, para participar como DELEGADO en la UNGASS de parte de las organizaciones de la sociedad civil en VIH en México. 

A continuación, se presenta la perspectiva de VIVIR. PARTICIPACIÓN, INCIDENCIA Y TRANSPARENCIA, A.C.  sobre su participación en la UNGASS, que puede coincidir o diferir con el informe enviado por el gobierno mexicano o del proyecto sombra preparado por las organizaciones de la sociedad civil en México. Aclarando que sólo se trata de la impresión y  primeras conclusiones particulares, bajo la forma de un mero informe de actividades en la UNGASS de VIVIR. PARTICIPACIÓN, INCIDENCIA Y TRANSPARENCIA, A.C. sobre los diferentes eventos en este importante evento. 

Se ofrece también a los interesados, una reseña crítica del Primer Foro Mundial de Líderes en TB/VIH, evento organizado por STOP TB PARTNERSHIP/WHO  en el marco de la UNGASS.

Con el objeto de ampliar la información, y para todos aquellos interesados en  conocer los documentos de trabajo de la UNGASS, se han agregado hipervínculos en la internet para tener acceso directo a estos documentos en cuerpo de texto completo y en formato PDF Adobe Acrobat.

PRINCIPALES CONCLUSIONES DESDE LA PERSPECTIVA DE VIVIR. PARTICIPACIÓN, INCIDENCIA Y TRANSPARENCIA, A.C.

  • En la reunión de la UNGASS,  los estados miembros de la ONU y la sociedad civil presentes identificaron en  la epidemia del VIH un obstáculo para el desarrollo sostenible y sustentable de los países,  como se señala en las Metas de Desarrollo del Milenio (MDM). El problema identificado quedó resumido en la siguiente frase: El VIH es un tema de salud pública y un asunto de desarrollo.
  • La epidemia del VIH es un asunto de emergencia  mundial  ante la acelerada diseminación del VIH y las consecuencias sociales de la epidemia del VIH, que afectan principalmente a  las personas de poblaciones vulnerables a la infección por VIH. A pesar de  los logros altamente significativos en prevención y atención del VIH,  se observa una gran disparidad en el acceso universal  de parte de las personas en riesgo de VIH y de las personas con VIH comparándolo con el avance de la epidemia del VIH.
  • Las personas  de poblaciones en riesgo de VIH  y de las personas con VIH son paradójicamente  las que permanecen en los márgenes de la sociedad y que, socialmente apartadas de la sociedad,  encuentran grandes obstáculos para el acceso universal a la información, la educación, la consejería, la atención y el tratamiento y el apoyo del VIH. Curiosamente, los servicios de VIH son poco o nada amigables para las personas de comunidades vulnerables, careciendo dichas personas de una estrategia focalizada en las necesidades insatisfechas de prevención del riesgo de VIH. Peor aún, no siempre es clara, ni siquiera es real la participación de las personas en riesgo de VIH en planeación, monitoreo y evaluación de políticas y programas de prevención y atención del VIH, incluyendo la co-infección TB/VIH. Es necesario empoderar a las poblaciones vulnerables, considerándolos como socios en la planeación e implementación de los programas de prevención del VIH para alcanzar, en efecto, el acceso universal.
  • Tradicionalmente, los hombres que tienen relaciones sexuales con hombres (HSH), las personas transgénericas, mujeres y hombres trabajadores sexuales y los usuarios de drogas intravenosas (UDI), así como las mujeres,  jóvenes, representan las comunidades más afectadas por la epidemia del VIH. Por fortuna, su liderazgo y capacidad organizativa ha contribuido sustantivamente en la promoción y defensa al acceso universal a la prevención y atención del VIH.  No obstante, el activismo generado por personas que se han erigido como líderes connotados, existe el dato de 1 de cada 20 HSH tiene acceso a los servicios de VIH. No se conoce el impacto de los programas de prevención del VIH en personas transgénericas. Estas dos poblaciones has sido poco estudiadas y se les ha tomado poco en cuenta en el diseño e implementación de los servicios de VIH. Existe disparidad en los recursos destinados para la prevención en estas dos poblaciones comparados con otros grupos poblacionales. Los actuales programas de prevención de VIH carecen de efectividad en alcanzar a los HSH. Más recursos se deben destinar a los programas de prevención de VIH para usuarios e drogas. Se debe garantizar un trato humano a los UDIs, considerando al uso de drogas como un problema de salud pública más que un tema de justicia criminal. Los servicios de VIH deben integrar servicios de rehabilitación de uso de drogas, capacitando al personal de salud y evitando criminalizar a los usuarios de drogas.
  • El estigma y la discriminación relacionada con la infección por VIH  representa una cruda evidencia del  abuso a los derechos humanos de las personas con VIH y las personas en riesgo de VIH. La homofobia ha sido identificada como un obstáculo mayúsculo para el diseño e implementación de estrategias dirigidas de prevención del VIH, así como el acceso a los servicios  de VIH en los establecimientos de salud. La violencia de género que sufren las mujeres las coloca en situaciones de riesgo y vulnerabilidad a la infección por VIH. Se debe promover la participación de las mujeres con VIH en la planeación e implementación de programas de VIH. Los servicios de salud sexual y reproductiva deben responder a las necesidades de las mujeres con VIH, empoderándolas, facilitando el acceso universal a los servicios y convirtiéndolas en socias de los programas de prevención y atención del VIH.
  • El papel importante papel que desempeñan las organizaciones de la sociedad civil, las personas con VIH y las comunidades afectadas que pugnan por que el “acceso universal” a  la prevención y atención del VIH sea una realidad en todo el mundo, más allá de  la retórica política.  Los informes sombra debe ser promovidos, revisados entre pares , confrontados con los informes de gobierno y diseminados ampliamente para lograr incidir en políticas y programas de VIH en todos los ámbitos. Las organizaciones de la sociedad civil deben recibir los insumos necesarios, los recursos y la asistencia técnica para poder elaborar y diseminar sus informes sombra.
  • La protección de los derechos humanos debe ser un componente esencial de la respuesta social a la epidemia del VIH. La violación a los derechos humanos contribuye a la diseminación del VIH,  incrementando la vulnerabilidad de las personas en riesgo de VIH, reduciendo  la efectividad de la prevención, el tratamiento y la atención del VIH y alejando a las personas con VIH de dichos servicios, que en su conjunto reducen  los resultados de los programas de VIH. La protección de los derechos humanos debe estar basada en la Declaración Universal de los Derechos Humanos. Las políticas, programas de VIH deben prohibir la discriminación con base en el género, la orientación/identidad sexual, la ocupación (incluyendo el trabajo sexual) y el uso de drogas. Se debe monitorear las violaciones a los derechos humanos relacionados con VIH de las personas con VIH y otros grupos vulnerables y en riesgo al VIH.
  • Es necesario renovar el liderazgo, promover la rendición de cuentas y exigir transparencia en el manejo de los recursos de organismos gubernamentales y de la sociedad civil garantizando con ello mejores resultados en prevención y atención del VIH en todos los niveles.

Primer Foro Mundial de Líderes en TB/VIH en el marco de la UNGASS, NY
9 de junio de 2008


El creciente interés de parte de la comunidad internacional en el desafío que plantea la co-infección TB/VIH para los programas de TB y de VIH en todo el mundo, reconociendo que desde los inicios de la epidemia del VIH, la TB ha estado presente en la vida de las personas con VIH como infección oportunista más frecuente y como principal causa de muerte en estas personas, y a pesar de que se conoce cómo interactúan la TB y el VIH en una misma persona, se ha observado hasta ahora  una respuesta tardía, débil e insatisfactoria y poco articulada de  parte de los programas de TB y de VIH en la mayoría de los países afectados por esta epidemia dual y una pobre participación de las comunidades afectadas por la co-infección TB/VIH en diseño, planeación y monitoreo de programas integrados de TB/VIH. El mundo debe tratar a la co-infección TB/VIH como la crisis de salud que es.

Considerando que la “Declaración Política de la Asamblea General sobre VIH/SIDA” (2006)  , que enfatiza la necesidad de acelerar la ampliación de las actividades colaborativas de TB y de VIH, las Metas de Desarrollo del Milenio , concretamente para TB, y la “Resolución de la Asamblea Mundial de la Salud” (2007) , que en su conjunto  piden a los países que inmediatamente consideren a la TB extra resistente y la co-infección TB/VIH como dos de las más altas prioridades de salud, y de acuerdo al “Plan Mundial Alto a la TB 2006-2015”, (2006) . En el marco de La UNGASS, se efectúo El Primer Foro Mundial de Líderes en TB/VIH, el 9 de junio de 2008. El evento  reunió a importante personalidades, el Secretario General de la ONU, el Sr. Ban Ki-moon; el Director Ejecutivo del ONUSIDA, Dr. Peter Piot;  la Directora de la OMS, Dra. Margaret Chan,  el exPresidente de los Estados Unidos, Sr. Bill Clinton y actual Presidente de la Fundación Willian J. Clinton; el Enviado Especial de STOP TB del Secretario General de la ONU, Sr. Jorge Sampaio, así como  activistas destacados con VIH y que sobrevivieron a la TB rindieron su testimonio:  Sr. Winstone Zulu de Zambia y la Sra. Lucy Chesire de Kenya. El evento estuvo tremendamente concurrido,  abarrotando el salón con delegados de todos los países del mundo, funcionarios de organismos internacionales, ministros, representantes de las organizaciones de la sociedad civil, donantes, activistas y personas con VIH de todo el mundo.

Cada año, la TB mata a cerca de un cuarto de millón de personas con VIH en todo el mundo. En los últimos 15 años se ha triplicado la cantidad de nuevos casos de TB en los países con altos índices de VIH. La co-infección TB/VIH es una amenaza para la seguridad mundial, por el surgimiento de cepas de TB resistentes a todo tratamiento (TB MDR y TB XDR), con índices de mortandad por caso superiores al 90% entre personas con VIH y TB XDR. Al menos un tercio de los 33,2 millones de personas con VIH en todo el mundo también tienen infecciones latentes de TB y corren un mayor riesgo de desarrollar la enfermedad de la TB, es decir, un riesgo del 5 al 15% de desarrollar TB anualmente. Cada tres minutos, una persona con VIH muere de TB.  A pesar de que la TB y el VIH son dos enfermedades que ocurren en una misma persona, estas enfermedades son tratadas de manera separada sin consideración de la persona afectada. “Se necesita trabajar más para alinear el tratamiento para estas dos enfermedades”. El liderazgo en el más alto nivel es la clave para responder al desafío de la TB/VIH. Nadie debe morir de TB en esta época” – Bill Clinton, exPresidente de los Estados Unidos y Presidente de la Fundación William J Clinton.

Existe el problema de los diagnósticos arcaicos y de los viejos fármacos para la TB. No ha habido fármacos nuevos para la TB recientemente y el examen actual para diagnosticar esta enfermedad tiene más de 120 años de antigüedad. A pesar de que existen promesas de nuevos fármacos y de nuevos métodos de diagnóstico de la TB en personas con VIH, éstos no estarán disponibles en el corto, ni el mediano plazo. El Dr. Peter Piot, Director Ejecutivo del ONUSIDA enfatizó la necesidad de acelerar la investigación de nuevas tecnologías para el diagnóstico  de la  TB en personas con VIH y hacer accesibles estos servicios para todos aquellos que los necesiten.

Las personas con VIH y con TB tienen mayores probabilidades de enfrentar el estigma y la discriminación que aquellos que solamente sufren de VIH o de TB. Lucy Chesire y Winstone Zulu, ambos de Africa y ambos personas con VIH que sobrevivieron a la TB demandaron ir más allá de las declaraciones y ofrecer planes,  recursos y programas efectivos para detener estas dos enfermedades combinadas y reducir el impacto social de estas dos enfermedades.

La TB puede reducir los logros de los programas de antirretrovirales y el VIH representa una amenaza real para los programas de control de la TB. Lamentablemente, no existe una coordinación entre estos dos programas para controlar a estas dos enfermedades. En este sentido, la co-infección TB/VIH representa la apremiante necesidad de una intensificada búsqueda de casos de TB en personas con VIH,  del diagnóstico temprano y del tratamiento apropiado de la TB, especialmente la TB extra-pulmonar, y la TB mulifarmacorresistente en estas personas. El Sr. Jorge Sampaio, Enviado Especial para la TB de la ONU, exhortó a los gobiernos a poner en marcha la nueva estrategia de la OMS, conocida como las “Tres Is”:

Control de la infección de la TB (CIT), terapia preventiva con base en isoniazida (TPI) y búsqueda intensificada de casos de TB (BIT).

1) Las personas con VIH están en riesgo de adquirir TB en la comunidad o en los establecimientos de salud: mejor control de la infección de la TB puede reducir estos riesgos.

2) Una vez que la persona con VIH adquiere la infección de la TB, el VIH acelera el desarrollo de la TB: esta evolución de infección a  enfermedad de la TB puede ser significativamente reducida ofreciendo tratamiento profiláctico con base en la Isoniazida.

3) Cualquier retraso en el diagnóstico de la TB y demora en el inicio del tratamiento de esta enfermedad puede impactar significativamente el resultado de la intervención, ocurriendo la muerte de la persona con VIH;   la búsqueda intensificada de casos puede identificar de manera temprana la infección o enfermedad de la TB y mejorar los resultados del tratamiento de la TB en las personas con VIH.

A la mitad del Foro Mundial de Líderes en TB/VIH,  activistas en TB/VIH leyeron una Carta Abierta a los Gobernantes del Mundo, fechada el 9 de junio de 2008 y firmada por más 205 organizaciones de la sociedad civil de todo el mundo, en donde demandaban acciones concretas a los gobernantes para dar respuesta a la urgencia de co-infección TB/VIH.   Al  momento de la lectura de dicha carta abierta, el Sr. Javid Syed, connotado activista en TB/VIH de NY, desplegaba una gran cartulina con los nombres de las 205 organizaciones de la sociedad civil que firmaban dicho documento dirigido a los gobernantes de todo el mundo.

El contenido de esta carta se puede resumir en los siguientes 4 puntos:

  • Acceso universal a la alta calidad de la atención de la co-infección TB/VIH: Para el 2015 en poblaciones más afectadas, a cada persona con TB se le debe ofrecer consejería y la prueba de VIH así como el tratamiento, prevención y la atención debe ser universalmente disponible y coordinado para ambas enfermedades. Esto debe ser coordinado con la iniciativa Ampliación al Acceso Universal de los servicios del VIH/SIDA para 2010.
  • Financiamiento completo: Donantes y los gobiernos de los países más afectados debe anunciar cómo financiaran por lo menos $19 mil millones de dólares de aquí al año 2015, dinero que se necesita para asegurar que los existentes servicios y las nuevas tecnologías de co-infección TB/VIH que se están desarrollando estén disponibles para todos los que los necesiten.
  • Reducir la mortalidad por TB/VIH: El plan de país debe monitorear el progreso para reducir la mortalidad a no más de 90,000 para 2010 y 50,000 para 2015 – una reducción del 80% en el curso actual.
  • Diagnóstico y tratamiento para el Siglo 21: Un compromiso tangible debe ser anunciado para desarrollar y asegurar el acceso a las tecnologías de diagnóstico y tratamiento del siglo 21de tal forma que las personas co-infectadas sean diagnosticadas y tratadas más efectivamente.

El Secretario de Salud del Gobierno Federal en México, Sr. Dr. José Ángel Córdova Villalobos, estuvo presente en este Foro, demostrando un genuino interés en el desafío que representa la co-infección TB/VIH.

Se agradece profundamente a la Secretaría de Salud del Gobierno de México, en la persona del Sr. Secretario de Salud, Dr. José Ángel Córdova Villalobos, a la Subsecretaría de Prevención y Promoción de la Salud, en la persona del Subsecretario, Sr. Dr. Mauricio Hernández Ávila y al Centro Nacional para la Prevención y el Control del SIDA, CENSIDA, en la persona del Sr. Dr. Jorge A. Saavedra López y a las organizaciones de la sociedad civil de VIH que conformaron la delegación mexicana en la UNGASS de 2008 en NY. Todos ellos favorecieron para que VIVIR. PARTICIPACIÓN, INCIDENCIA Y TRANSPARENCIA, A.C. participará en la UNGASS de 2008 en N.Y.